Orusco de Tajuña

Orusco de Tajuña

vega orosuco1

Orusco de Tajuña es una bella población al norte de la Comarca de Las Vegas, a unos 50 Km. de Madrid, y con 1.308 habitantes. Entre el marco incomparable que nos proporcionan las bellas arboledas de álamos, sauces, y tarays, surge la hermosa estampa de un Orusco que parece estar suspendido en la ladera, alerta ante su fértil vega.

No se conocen muy bien los orígenes de Orusco, pero los restos de la cueva de Bellaescusa que puede adscribirse aunque con reservas al Neolítico, y otros indicios arqueológicos que hablan de una secuencia continuada en la Edad del Bronce, así como los restos de origen romano, atestiguan la presencia humana en la zona desde la antigüedad. En la Edad Media perteneció al arzobispado de Toledo, posteriormente estuvo bajo dominio de la ciudad de Segovia, pasando en el siglo XVI a la corona y más tarde a la familia de La Vega cuyos descendientes se convertirían en los señores de Orusco hasta el s.XIX. Ya en 1853 forma parte de la provincia de Madrid.

La disposición del municipio en una ladera presenta calles empinadas con deliciosas casas de muros encalados que muestran un pueblo luminoso y alegre. Entre ellas destaca el monumento más importante de Orusco, la Iglesia de San Juan evangelista del siglo XVII. Barroca de tres naves separadas por sencillas y robustas columnas toscanas, y un bello artesonado, en su interior conserva una pila bautismal renacentista y el exterior una torre de dos cuerpos.

El Pozo de Nieve, una curiosa construcción que se encuentra en una finca privada cercana al centro cultural, muestra una práctica que importada de América central conseguía conservar las bebidas y alimentos frescos frente a las altas temperaturas alcanzadas en verano en esta zona, recogiendo la nieve del invierno y el agua del río que se helaba durante la noche transportándola al pozo.

En el entorno de Orusco debemos hacer un alto en la Ermita de Bellaescusa. Esta antigua ermita fue construida en el siglo XIII por los lugareños, según cuenta la leyenda, tras la aparición de la Virgen a dos caballeros de la Orden de Santiago que andaban de cacería por el monte.  Podemos disfrutar de la naturaleza en los diversos parajes naturales que la circundan y contemplar la hermosa higuera que crece a su vera, un enigmático árbol de diferentes hojas de higuera, parra y morera que produce unos higos con supuestos poderes curativos. Junto a la ermita hay un antiguo convento-claustro construido por los primeros religiosos que habitaron el lugar. Hoy en día es un refugio para albergar a los amantes del turismo rural y para los peregrinos en las romerías.

Dada la ubicación del municipio entre la vega y la meseta, su orografía nos ofrece el contraste entre los desniveles representados por grandes peñas como las de Merino o del Blu y el paisaje tradicional de la vega. Son variadas las rutas que se pueden realizar por su entrono, pero es la Vía Verde del Tajuña la más característica de ellas. El tramo cercano a Orusco que discurre hasta allí en paralelo al conocido como ramal del tren de los 40 días, es uno de los tramos más agradables del recorrido de esta vía que discurre entre pequeños puentes y arboledas.


Imágenes