Perales de Tajuña

Perales de Tajuña

IMG_0096

Perales de Tajuña está ubicado a tan solo 38 Km. de Madrid, en una de las zonas más fértiles de la vega del río Tajuña. Antes de adentrarnos en su casco urbano podemos observar uno de los monumentos más sorprendentes de nuestra comarca, “El Risco de Las Cuevas” que vigila atentamente desde lo alto a esta localidad de 2.990 habitantes.

Los parajes de Perales fueron por su condición de enclave privilegiado, prontamente habitados como lo atestiguan los restos arqueológicos hallados en su entorno, procedentes del Paleolítico, Neolítico, Edad del Bronce, Edad del Hierro, y de época romana y visigoda, pero es en la Edad Media y en especial a partir de la Reconquista cuando adquiere un protagonismo dada su condición de estratégica plaza defensiva. Su repoblación supuso un punto álgido en su historia, y en el año 1099 Alfonso VI la dona al arzobispo de Toledo. En 1574 se convierte en Villa.

Como se ha citado previamente el monumento más emblemático de Perales es el famoso Risco de Las Cuevas. El conjunto compuesto por 47 cuevas artificiales localizadas sobre el margen derecho del río Tajuña, fueron declaradas Monumento Nacional en 1931. El uso atestiguado de las cuevas data de la época medieval, aunque existen referencias a restos de la II Edad del Hierro y romanos. Desde el Medievo  se corresponden con un hábitat rupestre, muy común en la Península Ibérica durante la Alta Edad media y que se suele conocer como Eremitorios.

Ya en el casco urbano el patrimonio artístico de Perales nos ofrece otros elementos de interés, como la representativa fuente barroca de la Mariblanca del siglo XVIII, construida en tiempos de Carlos IV aprovechando diferentes manantiales de la zona y el abrevadero medieval. Se compone de un pilón curvo de piedra labrada y dos pilares de sección cuadrada con dos caños en cada uno.

Paseando por la calle del castillo se encuentran los vestigios de una antigua fortaleza medieval de la que se conservan los restos de uno de los torreones de planta rectangular y parte de lienzo de la fortificación, datan del siglo XII período en el que Perales formó parte de la jurisdicción del arzobispo de Toledo.

Cerca de allí sobre un promontorio que domina la localidad, se levanta la Iglesia de Santa Mª del Castillo, de estilo barroco, edificada en piedra entre los siglos XVII y XVIII de una sola nave con columnas toscanas y arcos de medio punto, conserva en su interior un crucifijo de madera con incrustaciones de nácar y dos relicarios de plata del siglo XVII. La plaza de La Constitución alberga la Casa Consistorial de época de Carlos III, construida sobre la antigua Casa del Concejo de la Baja Edad Media.

En sus inmediaciones es interesante observar el molino de Congosto parte de una antigua central eléctrica o visitar el Prado de arriba, lo que fue descansero real desde la Baja Edad Media para los rebaños trashumantes, y contemplar el nacimiento del Arroyo de la Vega. Y por supuesto acercarnos a la Vía Verde del Tajuña y disfrutar del trazado de ésta a su paso por Perales de Tajuña.


Imágenes